La otoplastia, contada por uno de nuestros pacientes

Aunque el nombre pueda sonar raro, la otoplastia es algo tan sencillo como corregir las deformidades de la oreja, como las orejas prominentes también conocidas como ‘orejas de soplillo’ o ‘separadas’. Se trata, por tanto, de una intervención muy común por la que a través de un procedimiento sencillo se consigue que el paciente mejore su autoestima y su calidad de vida.

Pero, para tener claro en qué consiste esta cirugía y cómo son los resultados que garantizamos en Clínica Clever, lo mejor es que compartamos el testimonio real que nos ha dejado F. L. G, de 34 años, un paciente que después de años con este problema estético se decidió a corregirlo y ha quedado encantado.

 -¿Qué fue lo que le hizo decidirse por nosotros?

La absoluta confianza que percibí nada más conocer tanto a la gerente Alicia como a la Doctora Graña, con su amabilidad, simpatía, disposición y buen hacer. Antes de pedir cita les escribí un correo exponiéndoles mi caso y Alicia me respondió en un periodo muy corto y me indicó (una vez lo había consultado con la Doctora) que era posible mi operación  pero que lo mejor es que me viera la Doctora. Después de ir a la clínica lo tuve claro.

“Había consultado como ocho clínicas por email y cinco en citas y ninguna me dio tan buena impresión como Clever. Algunas ni respondieron mi consulta y otras de mucho renombre ni se molestaron en decir siquiera lo que opinaban, sólo me despacharon con un ven a la consulta y lo hablamos. Sin embargo, Alicia me dijo hasta como sería el post operatorio y el tiempo de recuperación. No obvió ningún detalle”

Además, en otras clínicas ni siquiera me atendió el cirujano sino un médico/auxiliar que me citaba otro día con el cirujano y nunca me daba un planteamiento definitivo. Personalmente lo vi como una pérdida de tiempo. En Clínica Clever me recibió la Doctora Graña el mismo día de la cita y me dijo todo lo que necesitaba saber, sin intermediario alguno; me dio la confianza e información que otras clínicas me habían negado.

-¿Cómo fue el proceso desde que tomó la decisión hasta la intervención?

513_DSC4321Afortunadamente, fue todo muy rápido; una vez la Doctora Graña me confirmó que me podía operar, no dudé en hacerlo y pedir la cita lo más pronto posible. Les propuse hacerlo antes de un puente para aprovechar esos días de recuperación y así volver al trabajo más recuperado y así fue como se hizo. Gracias a esos días el impacto de mi intervención fue mínimo pues me reincorporé a mi trabajo con una pequeña felpa en la cabeza y pude trabajar con la misma efectividad de siempre sin la más mínima molestia.

¿Sintió miedo/preocupación en algún momento previo a la intervención?
Pese a ser una operación que tiene fama de dolorosa, no sentí ningún miedo, ni antes, ni durante, ni después. Siempre que el cirujano sea el adecuado no hay que tener miedo.

¿Cómo describiría el trato recibido por la Doctora Graña y su equipo?

Ejemplar, fue como sentirse en casa. Valoro también la discreción con la que tratan el asunto; es más, en ninguna otra clínica me preguntaron por qué quería hacerlo y eso te hace ver que les importa conocer al paciente y sus necesidades.

-¿La intervención fue tal y como la esperaba? ¿Y el resultado?

orejaFue mejor de lo esperado, no notas prácticamente nada, sólo sabes que están trabajando en la zona. Y el resultado fue increíble. Le había explicado a la doctora cómo quería que me quedaran pero jamás pensé en un resultado tan cercano a lo que deseaba. Es tan real que nadie diría que no son mis orejas de nacimiento.

– ¿Cómo se encuentra ahora (post. intervención)?

Desde el segundo día el dolor (llevadero) desapareció y sólo sentía un poco de molestia; a partir del cuarto día las molestias ya eran mínimas. Después de la semana empecé a sentir un pequeño picor porque, según me dijeron, se estaba cicatrizando y era síntoma de que todo marchaba bien. Lo que sí recomendaría es seguir a rajatabla el tratamiento que la Doctora les ponga como yo hice y acudir puntualmente a las curas que les indiquen. En ningún momento tuve ninguna complicación, pero la Doctora Graña y su equipo siempre estuvieron atentos de mi estado de salud. En 13 días estaba ya sin puntos y haciendo vida absolutamente normal y la felpa sólo me la ponía para dormir. Fue una recuperación más rápida de lo que imaginaba.

“Me sorprendió gratamente que los puntos no se vieran, pues van por detrás de la oreja y, aunque yo los llevaba tapados para trabajar, seguramente nadie los vea sino se fijan muy bien en la zona”

 -¿Qué les diría a otros pacientes que puedan estar indecisos?

Que no se lo piensen. Un pequeño defecto o imperfección estética nos hace perder nuestra seguridad, autoestima y confianza, incluso llegar a ser molesto a nivel físico. Si necesitas un arreglo estético y sabes que te vas a sentir mejor contigo mismo, no se pierde nada en consultar el caso con la clínica. Si lo hubiese sabido lo hubiera hecho mucho antes.

-¿Recomendaría Clínica Clever?

Sin lugar a dudas. No elegí por la cartera, aunque el presupuesto estaba dentro de la media, sino con la cabeza y, finalmente, el resultado, el trato y la atención recibida fueron maravillosos y no me arrepiento. No conocía la clínica hasta que los encontré buscando por Google pero ahora sé que les recomendaría a todos que acudieran allí.

¡Gracias por confiar en nuestro equipo!


 

COMPARTE: Facebook Twitter Pinterest Google Plus StumbleUpon Reddit Email

Entradas Relacionadas