Ginecomastia

¿En qué consiste la intervención?

El objetivo fundamental de la intervención es eliminar el exceso de tejido presente en la zona pectoral del varón para obtener así un tórax plano de aspecto masculino. El exceso de tejido es causado por el desarrollo del tejido mamario que lo hace palpable o visible. La intervención quirúrgica consiste en la extirpación del tejido glandular y, en ocasiones, la liposucción de los tejidos grasos existentes.

¿A quién va dirigida?

Los especialistas de Clínica Clever indican que los candidatos ideales para someterse a esta intervención son pacientes que buscan corregir la presencia de una mama con aspecto femenino, abultada y antiestética.

Características Generales

El tratamiento quirúrgico de la ginecomastia glandular debe ser con resección de la glándula a través de una incisión en la mitad inferior de la areola, siempre respetando un pequeño botón de glándula para evitar que la areola se deprima y se adhiera al músculo pectoral mayor. En los casos severos con excedente de piel importante es necesaria la resección de una porción de piel dejando cicatrices fuera de la areola que normalmente se ocultan con el vello masculino del tórax.

Es conveniente combinarla con una liposucción en toda la zona pectoral, para eliminar la grasa que haya rodeado dicho tejido glandular.

La duración de la operación es de aproximadamente 1 o 2 horas dependiendo de la complejidad. El tratamiento quirúrgico se realizará bajo anestesia general y el paciente será hospitalizado mínimo una noche.

Periodo de recuperación

Desde su intervención y hasta un periodo de 24 a 48 horas  el paciente tendrá que estar en reposo para evitar posibles molestias.

Tras la cirugía se pueden colocar tubos de drenaje bajo la piel durante 2 ó 3 días para disminuir la posibilidad de que se acumulen fluidos. En las siguientes 72 horas el cirujano determinará la retirada de los vendajes y la sustitución por una prenda comprensiva. Esta prenda comprensiva se utilizará durante un periodo de 2 o 6 semanas para poder asegurar que la zona intervenida se tense y se alise, ayudando a reducir la inflamación y evitar complicaciones futuras (seromas).

La sutura intradérmica, cuyos extremos salen por los extremos de la incisión, podrán ser retirados en una nueva visita en un periodo aproximado de 2 ó 3 semanas.

Habitualmente, a la semana se podrá realizar una vida prácticamente normal. Su nueva forma corporal empezará a notarse al mes de la  intervención. El resultado final solo se apreciará entre los 6 meses y el año, una vez que las cicatrices y el tejido hayan cicatrizado completamente.

Se establecerán futuras revisiones periódicas para asegurar que no surge ninguna anomalía en la zona intervenida.

Decídete y ven a conocernos personalmente. La primera consulta es gratuita.

© Clínica CLEVER | Desarrollado por Contenidos Creativos