Dermolipectomía-Abdominoplastia

Descripción.

 

Es la intervención quirúrgica que permite recuperar la cintura y un abdomen liso, reparar el ombligo, retirar estrías o corregir la flacidez mediante la extirpación del exceso de piel y/o grasa en la parte media y baja del vientre. La silueta abdominal queda plana y firme, la cintura definida y la musculatura reforzada. Indicada para aquellos casos en los que se desaconseja liposucción por la mala calidad cutánea y la laxitud de los músculos.

 

 

Procedimiento.

 

El procedimiento habitual realiza dos incisiones, una justo encima de la línea del pubis  (de una cadera a otra) y otra alrededor del ombligo que es la que permite separar tejidos y reposicionarlos. Pasos usuales del proceso:

  1. El cirujano marca localización de incisiones, el punto central y la ubicación de la nueva posición del ombligo tras la intervención.

  2. Se afloja a continuación la piel de la pared abdominal del tórax hasta alcanzar las costillas, se colocan las suturas y se procede a tensar de músculos abdominales. Ello proporciona firmeza del abdomen y estrecha la cintura.

  3. Tras cerrar la herida, el cirujano suprime exceso de grasa con técnica seleccionada y la piel se tracciona hacia abajo sobre la incisión principal para estimar el exceso de piel que pasa a eliminarse.

  4. Se coloca el ombligo y se suturan incisiones; se aplica el vendaje y los tubos de drenaje.

Si la cirugía es compleja se efectuará con anestesia general y 24 horas mínimo de hospitalización.

Tipos más frecuentes de abdominoplastia:

  • Completa: es el procedimiento tradicional que implica una incisión en el abdomen inferior y otra circundante al ombligo. Permite liposucción, tensar músculos y eliminar exceso de piel.

  • Lateral (también llamada extendida): aborda el exceso de piel en las caderas tras pérdida de peso significativa; logra una mejora mayor de todo el contorno pues trabaja paralelamente la grasa acumulada en los costados, flancos o espalda.

  • Mini abdominoplastia: con una única incisión corta y con sutura intradérmica (para pacientes en muy buena forma y con menor laxitud pero que presentan un pequeño exceso de grasa abdominal en el área baja del ombligo).

  • Aplicaciones.

     

    –  Exceso de piel o grasa entre ombligo y pubis.

    –  Flaccidez cutánea abdominal y eliminación de estrías (por pérdida de peso severa o tras embarazo/s).

    – Pérdida del tono muscular del abdomen (aspecto región abdominal abombado).

    – Relajación de la pared del abdomen y pérdida de elasticidad asociadas a la edad o una obesidad moderada.

     

    Resultados.

     

    Este procedimiento ofrece resultados excelentes logrando un abdomen más plano, más firme y una cintura más estrecha; se apreciará la nueva forma desde la segunda semana tras la operación, siendo un año el periodo recomendado para poder valorar el abdomen en su aspecto final pues es cuando las incisiones y el tejido del abdomen cicatrizan totalmente (cicatriz residual camuflada por prenda) y se recupera la sensibilidad de la zona. El resultado es definitivo si el paciente coayuda con una dieta equilibrada y rutinas de ejercicios

     

    Postoperatorio.

     

    –  Si ha existido anestesia general lo más aconsejable es permanecer durante la noche en la clínica para vigilar los efectos. En las primeras 48 horas se exige reposo y pueden recetarse medicamentos para combatir las molestias e inflamación (restablecimiento más rápido y cómodo).

    –  Si existieran tubos de drenaje (drenajes aspirativos) que aminoren la acumulación de fluidos, se retirarán en el periodo de alta. En esta misma etapa se sustituye el vendaje por prenda comprensiva o faja (abdominal postquirúrgica) que se usará seis semanas para tensionar el abdomen y alisarlo, reducir la inflamación y evitar futuros seromas.

    –  Los puntos externos se quitaran en diez días (los internos son reabsorbibles), momento tras el cual puede reanudarse la vida laboral si así se desea (el aspecto definitivo de las cicatrices, que son invisibles incluso en ropa de baño, se valora alrededor de un año, tiempo que requieren para aclararse y alisarse).

    –  La clínica realiza revisiones periódicas durante el primer año para asegurarse de que no aparece ninguna anomalía en la zona intervenida.

     

    Recomendaciones.

     

    –  Se recomienda una miniabdominoplastia si la acumulación de la grasa ocurre únicamente bajo el ombligo pues la incisión es mucho menor del mismo modo que la hospitalización, siendo la anestesia local.

    –  Si se quiere optimizar el resultado de este tipo de intervención la propuesta es proceder de forma conjunta con una liposucción en caderas y/o lifting corporal (meter enlace con epígrafe de contenido web Mommy Makeover si existiera).

    –  El paciente puede contribuir a acelerar la recuperación mediante una actividad física moderada como andar y con el uso de aparatologia, especialmente indicada la presoterapia, para disminuir la posibilidad de trombos venosos y tonificar músculos.

    –  Si se planea un embarazo a corto o medio plazo o un régimen estricto para una pérdida de peso, asesoramos un aplazamiento de la intervención posterior a la recuperación tras esa etapa.

    –  Sustituir los baños por duchas de corta duración con el objetivo de proteger la cicatriz que en los primeros días no podrá entrar en contacto con agua.

    –  Para prolongar los resultados de este procedimiento de cirugía es responsabilidad del paciente tener un control alimentario saludable y no sufrir bruscos cambios de peso (las comidas poco copiosas no distensionan el abdomen así como un correcto tránsito intestinal).

    –  Abstenerse de tomar el sol directamente y la natación en la primera etapa tras la operación.

    –  Se debe evitar practicar deporte intenso durante el primer mes y medio aunque evitando al mismo tiempo estar siempre en posición horizontal, y seguir las pautas en relación a la posición para dormir y caminar.


    Reserva tu consulta médica gratuita en el tlf: 954 98 80 53/ 637 64 52 53 (wsap) y recibe sin compromiso tu diagnóstico personalizado. 

Decídete y ven a conocernos personalmente. La primera consulta es gratuita.

© Clínica CLEVER | Desarrollado por Contenidos Creativos