CIRUGÍAS POSTBARIATRICAS: RECUPERA LA FIGURA TRAS DEJAR ATRÁS EL SOBREPESO

Bajo la etiqueta de cirugías postbariatricas  se recogen las intervenciones y técnicas quirúrgicas (técnicas de cirugía estética y reconstructiva/reparadora) que persiguen como meta fundamental reconstruir los tejidos corporales (moldear el cuerpo) y eliminar la flacidez cutánea buscando una armonía de la silueta tras un proceso de severa pérdida de peso (como consecuencia mayoritariamente de un tratamiento multidisciplinar que conlleva dieta nutricional, programa de ejercicio o incluso una operación para tratar la obesidad). Es decir, las cirugías postbariatricas ponen solución a las alteraciones estéticas, especialmente en pecho, abdomen, brazos o muslos, que tienen lugar tras finalizar este proceso, además de otros efectos secundarios como son las dermatitis o las lesiones en piel y mucosas por el roce.

Es muy importante señalar que estos procedimientos de cirugía deben desarrollarse cuando el peso del paciente ha pasado a una fase estable, por norma general al año de la operación de cirugía bariátrica, o bien cuando la talla se haya mantenido fija en el último semestre.

Habitualmente se realizan una o varias intervenciones seriadas, con un espacio mínimo de tres meses dependiendo de factores individuales y la extensión de la cirugía. Este tipo de cirugías logran una enorme estabilidad emocional impulsando la calidad de vida de los pacientes.

 

LIPECTOMIAS: consisten en la reducción del exceso de piel y grasa redundante debido a la expansión masiva de los tejidos y la pérdida de elasticidad. Esta  piel sobrante puede estar localizada en el cuello, las mamas, los brazos, el abdomen, la espalda, los glúteos o los muslos. Estos procedimientos esculpen el cuerpo del paciente, subdividiéndose en diferentes intervenciones:

  • Abdominoplastia: extirpación del exceso de piel y grasa abdominal, acompañada en los casos en las que por los antecedes así se precise, de un reforzamiento de la musculatura de la pared abdominal. El resultado es un abdomen más plano y firme. Dos formas de enfocarla:

Proceso abdominoplastia

  • Abdominoplastia Vertical: si el paciente post bariátrico ya presenta una cicatriz vertical en la pared del abdomen, se opta preferentemente por una abdominoplastia con un dibujo en T invertida, llamada por ello “vertical”, cuya extensión abarca la extirpación vertical del tejido cutáneo central de la pared y en forma horizontal la extirpación infraumbilical-suprapubiana de este mismo tejido.

 

  • Abdominoplastia Horizontal: si el paciente no presenta ese tipo de cicatriz, (por un proceso de cirugía bariátrica por laparoscopía, uso de balón, o banda gástrica), lo recomendable es hacer la incisión en horizontal por encima del pubis.

 

  • Mastopexia: su meta es alzar y mejorar la forma de la mamas. Cuando el pecho ha perdido volumen se puede integrar también una prótesis. La abdominoplastia y la mastoplexia pueden realizarse en un mismo acto quirúrgico, en caso de ser necesario.

La elevación y el aumento de mamas pueden combinarse en una misma intervención

  • Mamoplastia masculina o ginecomastia: trata fundamentalmente de eliminar el exceso de tejido presente en la zona pectoral del hombre para obtener así un tórax plano de aspecto masculino. El procedimiento quirúrgico consiste en la extirpación del tejido glandular y, en ocasiones, la liposucción de los tejidos grasos existentes.

 

  • Braquioplastia (bilateral)/lifting brazos: la dermolipectomía braquial es un procedimiento quirúrgico que consiste en la eliminación del exceso de toda la grasa y piel tras descolgamiento o flacidez de la parte interna y posterior del brazo. Suele hacerse de forma longitudinal para que la cicatriz quede oculta en la cara anterior del brazo (puede extenderse hasta la zona mamaria).

Existen distintos grados de flacidez

  • Cruroplastia/musloplatia bilateral/lifting de muslos: la dermolipectomía crural es una operación que consiste en eliminar el exceso de piel y grasa, que cuelga en la cara interna del muslo, generalmente tras pérdidas de peso importantes. Además, los tejidos restantes son estirados para devolverle a las piernas un aspecto estético satisfactorio. Suele ser una de las zonas que más necesitan este tipo de intervención pues afectan a la vida cotidiana en tanto que inciden en la forma de andar.

 

  • Lifting cervico-facial /Cervicoplastia: es la cirugía que persigue corregir la flacidez, el descolgamiento y los cúmulos de grasa que se acumulan bajo la mandíbula y que hacen que el cuello se vea deteriorado. Esta técnica levanta y estira la piel para redefinir el contorno mandibular y  de esta forma se recupera el aspecto juvenil de la zona.

 

  • Flancoplastia: una intervención quirúrgica dirigida a los pacientes que presentan además de un exceso de abdomen, un evidente exceso de piel y grasa en la parte posterior. Trata por tanto el contorno corporal en la región del tronco de forma más completa Consiste en eliminar la de piel y grasa en la región lumbo-sacra. A veces puede aplicarse conjuntamente a un lifting de la cara externa de los muslos para ejecutar la tracción de la región desde las caderas o flancos.

 

  • Puboplastia: técnica que recupera la anatomía de la zona púbica que en estos pacientes generalmente contiene un exceso de tejido graso que deja escondidos los genitales y es redundante en piel lo que fuerza a una intervención local en que las incisiones quedan ocultas en el pliegue inguinal.

 

  • Torsoplastia o lifting corporal: procedimiento que se realiza para retirar el exceso exagerado de piel y grasa corporal en la parte superior de la espalda, que se produce tras pérdidas importantes de peso dando lugar a una situación que no puede resolverse únicamente con una liposucción o abdominoplastia sino que se complementan. Las incisiones tendrán forma alargada para incluir toda la piel que escindiremos.

 

  • Lipoaspiración complementaria: liposucción para eliminar depósitos de grasa de determinadas zonas del cuerpo, incluyendo las mejillas y el cuello, los brazos y las mamas, el abdomen, las nalgas, las caderas y los muslos, y las rodillas y los tobillos y que refuerza los cambios de otras intervenciones optimizando los resultados y colaborando en un nuevo contorno corporal con cicatrices mínimas. Los resultados pueden ser permanentes, siempre y cuando mantenga una dieta adecuada y practique ejercicio periódicamente.

 


 

Cuando un paciente ha vivido un proceso de cirugía bariátrica consigue mejorar de forma importante su salud y su peso pero algunas consecuencias de esas grandes pérdidas de peso, en forma de excesos de piel y colgajos antiestéticos, frenan su autoestima e inciden además en acciones de su vida cotidiana relacionadas con el movimiento, el vestuario o la agilidad. Las intervenciones postbariátricas se convierten en clave para la recuperación emocional. Es por ello que cada vez existe mayor sinergia entre equipos médicos que tratan la obesidad y aquellos especialistas en cirugía plástica y reparadadora, pues es su trabajo conjunto el responsable de devolver la apariencia normal que buscan las personas que se someten a un camino como este. Una nueva autoimagen que les devolverá la confianza en sí mismos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

SHARE IT: