Los milagros del Botox

Poco más de diez años después de que las autoridades sanitarias de nuestro país aprobaran el uso de la toxina botulínica tipo A para uso cosmético, el botox se ha convertido en el rey de los tratamientos estéticos no quirúrgicos porque sus efectos son inmediatos, su aplicación cero invasiva y su efectividad es temporal.

shutterstock_229898584 (1)Qué es el botox

Es decir, al contrario de quienes creen que se trata de una especie de silicona destinada a rellenar surcos, esta sustancia es en realidad una toxina que produce botulismo, es decir que paraliza parcialmente los músculos. Se demostró que en pequeñas dosis su aplicación es enormemente útil tanto fines estéticos como médicos, ya que ayudan a bloquear las señales nerviosas que hacen que los músculos se contraigan.

 Aplicaciones médicas

Así, más allá que para combatir las arrugas de expresión -por lo que popularmente se le conoce- el botox es hoy día un tratamiento recomendado para múltiples patologías como:

  • El estrabismo
  • Las distonías (enfermedad que provoca espasmos musculares de la mano, el pie, el tronco, la boca…)
  • El blefaroespasmo (contracción intermitente e involuntaria de la musculatura del ojo)
  • Las algias vertebrales
  • La migraña y cefaleas espinales
  • La hiperhidrosis o sudoración excesiva
  • La incontinencia urinaria en parapléjicos

Aplicaciones estéticas

En lo que se refiere a la eliminación de las arrugas faciales, el botox ofrece claras ventajas:

  • Evita la cirugía
  • No se efectúan incisiones en la piel, por lo que no queda ningún tipo de cicatriz
  • No es un procedimiento doloroso
  • No precisa de internamiento en la clínica
  • Se puede aplicar en cualquier época del año
  • Sus efectos son inmediatos y se prolongan entre cuatro y seis meses
  • Apenas tiene contraindicaciones
  • Raramente produce efectos adversos

shutterstock_131091698 (1)Es muy eficaz, seguro y cómodo para los pacientes que desean eliminar los surcos y arrugas principalmente en la zona de la frente, el entrecejo, el contorno ocular y el cuello.

Su aplicación no es recomendable, sin embargo, para las arrugas o líneas que se forman alrededor de tu boca, pues estos músculos los necesitas para comer, hablar, sonreír, etc. Igualmente, tampoco se recomienda a pacientes que experimentan una excesiva flacidez de la piel por efectos de la edad, ya que mostrarán una mejora muy limitada.

Técnica

La técnica consiste en la infiltración mediante una aguja extrafina de la toxina botulínica en el músculo de la zona que se desea tratar, produciendo su relajación e inhibiendo el movimiento del mismo.

En el tratamiento se procede a marcar y delimitar las partes que se van a tratar de diferente forma, según la musculatura de la zona y se calcula las dosis de toxina necesarias para la relajación muscular.

Combinación con otros tratamientos

Por otra parte los resultados de este procedimiento pueden verse potenciados al realizarse combinado con otros tratamientos como ácido hialurónico para reponer volúmenes en pómulos, surcos nasogenianos e incluso la zona labial y peeling químicos.

Es muy importante que este tratamiento sea aplicado por un médico especializado, como la Doctora Graña, certificado en dermatología o cirugía plástica y conocedor de la anatomía facial, ya que un pinchazo en el lugar equivocado puede generar una expresión no deseada.


¿Te animas?

COMPARTE: Facebook Twitter Pinterest Google Plus StumbleUpon Reddit Email

Entradas Relacionadas