Liposucción

¿En qué consiste la intervención?

La liposucción, también conocida como lipoescultura, es una técnica quirúrgica empleada para eliminar depósitos de grasa de determinadas zonas del cuerpo, incluyendo las mejillas y el cuello, los brazos y las mamas, el abdomen, las nalgas, las caderas y los muslos, y las rodillas y los tobillos. La liposucción no es un sustituto a la pérdida de peso, sino un método para retirar acúmulos localizados de grasa que no responden ni a la dieta ni al ejercicio.

¿A quién va dirigida?
Según juicio clínico del equipo de Clínica Clever, los candidatos ideales para someterse a esta intervención son pacientes que desean eliminar acúmulos de grasa en áreas localizadas y poseer un peso proporcionado.

Características Generales

Es una técnica de cirugía aplicable al contorno corporal. Se trata de aspirar mediante una cánula parte del tejido graso de alguna parte del cuerpo (el otro extremo de esta cánula se une a una máquina que produce vacío o a una jeringa especial). Esta cánula se introduce por una pequeña incisión en el área previamente planificada. Tras la aspiración la piel se contrae y cicatriza en la nueva situación de volumen, dejando la zona menos abultada.

La duración de la operación es de aproximadamente 1 ó 2 horas dependiendo de la complejidad de la intervención. El tratamiento quirúrgico determinado como cirugía simple se realizará bajo anestesia local o sedación y el paciente obtendrá el alta hospitalaria en el miso día. En liposucciones muy extensas y de gran envergadura se valorará si es necesario el ingreso hospitalario y realizar la intervención bajo anestesia general.

Es importante saber también que la liposucción no mejora la celulitis.

Periodo de recuperación

Desde su intervención y hasta un periodo de 24 a 48 horas el paciente tendrá que estar en reposo para evitar posibles molestias.
Tras la cirugía se pueden colocar tubos de drenaje bajo la piel, durante 2 ó 3 días para disminuir la posibilidad de que se acumulen fluidos, que posterioridad serán retirados por el cirujano.
Se deberá usar una media, faja o vendaje elástico ceñido y apretado sobre el área tratada con el fin de reducir la hinchazón y el sangrado y ayudar a encoger la piel para que se ajuste al nuevo contorno. Estas prendas se deben llevar puestas el tiempo que el cirujano indique.
Habitualmente, a los pocos días se podrá realizar una vida prácticamente normal.
Su nueva forma corporal empezará a notarse a las dos semanas de la intervención, sin embargo, la mejoría no se hará más visible hasta aproximadamente las 4 a 6 semanas cuando baja la inflamación. Los resultados definitivos se podrán comenzar a apreciar a los 6 meses de la intervención.

Se establecerán futuras revisiones periódicas para asegurar que no surge ninguna anomalía en la zona intervenida.

Decídete y ven a conocernos personalmente. La primera consulta es gratuita.

© Clínica CLEVER | Desarrollado por Contenidos Creativos