Dermolipectomía braquial-Lifting de brazos

¿En qué consiste la intervención?

Es un procedimiento quirúrgico dirigido a mejorar la forma y tersura de los brazos en los casos en que éstos presentan un importante exceso y descolgamiento de la piel.

¿A quién va dirigida?

Los especialistas de Clínica Clever recomiendan el lifting de brazos a pacientes que desean mejorar el contorno de los brazos corrigiendo el descolgamiento producido en la piel de los mismos tras una reducción importante de peso y/o eliminando el excedente de grasa, siempre que venga acompañado de flaccidez cutánea.

Características Generales

La técnica consiste en extirpar el exceso de piel y grasa de la parte interna del brazo. Para ello, en la mayor parte de los casos se requiere practicar una incisión longitudinal en la parte interna del mismo. En ocasiones, si el sobrante de piel y grasa se sitúa cerca de la axila, es posible eliminarlo mediante una incisión transversal situada en ésta, que será más discreta que la anterior.

El tratamiento quirúrgico determinado como cirugía compleja se realizará bajo anestesia general y el paciente será hospitalizado mínimo una noche.

La duración de la operación es de aproximadamente 2 ó 3 horas.

Periodo de recuperación

Desde su intervención y hasta un periodo de 24 a 48 horas el paciente tendrá que estar en reposo para evitar posibles molestias.
Tras la cirugía se pueden colocar tubos de drenaje bajo la piel durante 2 ó 3 días para disminuir la posibilidad de que se acumulen fluidos. Se concertará una nueva visita en las siguientes 72 horas donde se determinará sustituir el vendaje por una prenda comprensiva. Esta prenda compresiva se utilizará durante un periodo entre 2 y 6 semanas para poder asegurar que los brazos se tensen y se alisen, ayudando a reducir la inflamación y evitar complicaciones futuras (seromas).
La sutura intradérmica, cuyos extremos salen por los extremos de la incisión, podrá ser retirada en una nueva visita en un periodo aproximado de 2 o 3 semanas.
Habitualmente a las dos semanas aproximadamente se podrá realizar una vida prácticamente normal. La nueva forma corporal empezará a notarse a las 6 semanas de la intervención. El resultado final sólo se apreciará después de un año, una vez que las cicatrices y el tejido braquial hayan madurado completamente.

Se establecerán futuras revisiones periódicas para asegurar que no surge ninguna anomalía en la zona intervenida.

Decídete y ven a conocernos personalmente. La primera consulta es gratuita.

© Clínica CLEVER | Desarrollado por Contenidos Creativos