Dermolipectomía-Abdominoplastia

¿En qué consiste la intervención?

A través de este procedimiento quirúrgico el equipo médico de Clínica Clever consiguen un abdomen más plano y más firme, y una cintura más estrecha, a través de la resección de un segmento de piel y grasa abdominal; al mismo tiempo que se restaura la tensión normal de la pared muscular.

¿A quién va dirigida?

Los candidatos ideales para someterse a una abdominoplastia son aquellas personas que buscan eliminar el exceso de piel y relajación de la pared abdominal ocasionado por un aumento de peso y pérdida posterior o en mujeres que han tenido varios embarazos y no mejoran a pesar de la dieta o el ejercicio físico.
Si el paciente sólo presenta acumulación de grasa en la zona debajo del ombligo, puede ser suficiente la realización de un procedimiento menos complejo denominado mini-abdominoplastia. Para mejorar los resultados de la abdominoplastia los especialistas de Clínica Clever podemos proponer realizar liposucción en los flancos y/o el injerto de grasa (lipofilling).

Características Generales

La abdominoplastia se realiza a través de una incisión de una cadera a la otra, justo encima del pubis. Se realiza una segunda incisión alrededor del ombligo, para poder separarlo de los tejidos de alrededor. En la mini-abdominoplastia se emplea una incisión mucho más pequeña, también encima del pubis, no siendo necesaria la incisión alrededor del ombligo.
La duración de la operación es de aproximadamente 2 ó 4 horas, para las intervenciones complejas, o 1 ó 2 horas para las simples.
El tratamiento quirúrgico determinado como cirugía compleja se realizará bajo anestesia general y el paciente será hospitalizado mínimo una noche. El tratamiento quirúrgico determinado como cirugía simple o mini-abdominoplastia se realizará bajo anestesia local o sedación y el paciente será hospitalizado mínimo una noche.

Periodo de recuperación

Desde su intervención y hasta un periodo de 24 a 48 horas el paciente tendrá que estar en reposo para evitar posibles molestias.
Tras la cirugía se pueden colocar tubos de drenaje bajo la piel durante 2 ó 3 días para disminuir la posibilidad de que se acumulen fluidos. Se concertará una nueva visita en las siguientes 72 horas donde se determinará sustituir el vendaje por una prenda comprensiva. Esta faja abdominal se utilizará durante un periodo de 6 semanas para poder asegurar que el abdomen se tense y se alise, ayudar a reducir la inflamación y evitar complicaciones futuras (seromas).
La sutura intradérmica, cuyos extremos salen por los extremos de la incisión, podrá ser retirada en una nueva visita en un periodo aproximado de 2 ó 3 semanas.
Habitualmente a las dos semanas aproximadamente se podrá realizar una vida prácticamente normal. La nueva forma corporal empezará a notarse a las 6 semanas de la intervención. El resultado final sólo se apreciará después de un año, una vez que las cicatrices y el tejido abdominal hayan cicatrizado completamente.

Se establecerán futuras revisiones periódicas para asegurar que no surge ninguna anomalía en la zona intervenida.

Decídete y ven a conocernos personalmente. La primera consulta es gratuita.

© Clínica CLEVER | Desarrollado por Contenidos Creativos