Cirugía de párpados: mira al futuro con otros ojos

No hay duda de que los ojos son una de las partes del rostro que antes reflejan el paso del tiempo. La caída de los párpados, las bolsas o las ojeras no sólo nos envejece sino que entristece nuestro aspecto. Por eso, son cada vez más los pacientes interesados en la cirugía de los párpados, técnicamente conocida como blefaroplastia, con la que de una forma sencilla podemos recuperar la juventud de la mirada.

En concreto, esta intervención quirúrgica remodela los tejidos que conforman los párpados, corrigiendo problemas de flacidez, arrugas o descolgamiento. Es decir, sirve para extraer la grasa y el exceso de piel en los párpados superiores y las bolsas de los párpados inferiores.

En  función de dónde se realiza y si requiere o no anestesia general, en Clínica Clever distinguimos entre Blefaroplastia Inferior/Superior y Simple/Compleja.

En la mayoría de los casos es una cirugía ambulatoria que no precisa de hospitalización. El cirujano, con el paciente bajo anestesia local y sedación, realiza unas pequeñas incisiones en las líneas naturales de los párpados superiores, desde donde extraerá el tejido y grasa sobrantes. La intervención suele tener una duración aproximada de 1-3 horas y las cicatrices serán imperceptibles.

bloggif_57bec625433aaSin embargo, puede haber casos -la minoría- de blefaroplastia compleja, donde se requiera anestesia general, ya sea porque el paciente tenga alguna problemática particular o bien porque  se realice junto a otras cirugías estéticas como el lifting. De hecho, es necesario especificar que la blefaroplastia no elimina las patas de gallo u otras arrugas ni la caída de las cejas.

En este sentido, los candidatos ideales son aquellos pacientes que presentan una caída de los párpados superiores y un exceso de bolsas de los inferiores, señales del envejecimiento que se producen generalmente a partir de los 35/40 años.

Es cierto, no obstante, que nuestro organismo puede retener líquido y presentar estos síntomas por otros factores como la mala alimentación o falta de descanso, al igual que por un componente genético. Si el problema no es muy acentuado, se puede probar con cremas específicas pero si no se consigue una mejora lo mejor es recurrir a la intervención, con la que obtendremos unos magníficos resultados.

Para realizar una valoración del paciente, la doctora Graña evaluará cada caso en una primera consulta y realizará una propuesta personalizada donde se discutirá la posibilidad de operar los cuatro párpados, los inferiores o los superiores, y si es preciso asociar algún otro procedimiento. En casos como que el paciente sufra de desprendimiento de retina, glaucoma, falta de lágrimas o una elevada presión arterial es posible que el cirujano requiera una revisión oftalmológica antes de la blefaroplastia.

Igualmente, se le explicarán las técnicas y el tipo de anestesia que se emplearán, dónde se realizará la cirugía, los riesgos y el coste de la intervención.

Anuncio-Cliìnica-Clever-1200x628-Playa-4

Al tratarse de una zona delicada, como son los ojos, es muy importante hacer especial hincapié en los cuidados y atenciones que aconseje el cirujano. Por lo general, tras la intervención se aplicará alguna pomada, colirios o lágrimas artificiales para no dañar el ojo. Es probable que se produzca hinchazón y algunos hematomas,  aunque la mayor parte de los pacientes podrán incorporarse a su vida normal en unos 10-12 días. A veces, se presenta también cierta dificultad a la acomodación de la vista, que desaparece a las 2-3 semanas de la intervención.

En cualquier caso, los resultados son estupendos y te permitirán mirar al futuro con otros ojos.


¡Anímate y consulta nuestras promociones actuales!

COMPARTE: Facebook Twitter Pinterest Google Plus StumbleUpon Reddit Email

Entradas Relacionadas