Aumento de glúteos

¿En qué consiste la intervención?

Este procedimiento quirúrgico persigue una definición integral, escultural y proporcionada del sector posterior de nuestro cuerpo. Cuando los glúteos son planos y están poco desarrollados (hipotróficos) se puede aumentar el volumen colocando bajo la musculatura glútea o dentro de ella un par de implantes diseñados especialmente para la zona.
Si hay ptosis o caída de las nalgas, o acúmulo de grasa en zonas vecinas, como las caderas o el sacro, el equipo médico de Clínica Clever puede estimar necesario realizar técnicas complementarias en la misma intervención, como una liposucción o la extirpación de piel sobrante de las nalgas (gluteopexia), que supondrán cicatrices adicionales.

¿A quién va dirigida?

Los candidatos ideales pacientes que desean corregir la caída de los tejidos y la pérdida de la capacidad elástica del colágeno corporal, ocasionada por la edad o por importantes pérdidas de peso. Así como los que deseen mejorar la silueta  y zona de los glúteos que por propia anatomía del paciente está poco proyectada y muy aplanada.

Características Generales

La incisión que se utiliza para esta intervención es muy pequeña, de 4 ó 5 cm., y se sitúa en el pliegue entre ambas nalgas, por encima y a una cierta distancia del ano, donde después queda perfectamente oculta.
Existen diferentes técnicas de colocar el implante (intramuscular, subfascial y subcutánea). Las prótesis más empleadas son las de gel de silicona, que tienen aspecto de bolsas compuestas por una cubierta de silicona sólida, muy resistente y formada por varias capas, y un contenido de gel de silicona, con una consistencia que busca ser lo más parecida posible al tejido natural de la zona.
Existen varios tipos de prótesis de glúteo: las de textura lisa o rugosa, y las redondas y ovales. El cirujano/a elige el modelo más adecuado para cada paciente, a la vista de la anatomía y del resultado que se desea obtener.
El tratamiento quirúrgico se realizará bajo anestesia general y el paciente será hospitalizado mínimo una noche.
La duración de la operación es de aproximadamente 2 -3 horas.

Periodo de recuperación

Desde su intervención y hasta un periodo de 24 a 48 horas el paciente tendrá que estar en reposo para evitar posibles molestias.
Tras la cirugía se pueden colocar tubos de drenaje bajo la piel durante 2 ó 3 días para disminuir la posibilidad de que se acumulen fluidos. Se concertará una nueva visita en las siguientes 72 horas donde se determinará sustituir el vendaje por una prenda comprensiva. Esta prenda compresiva se utilizará durante un periodo de 2 o 6 semanas para poder asegurar que los brazos se tensen y se alisen, ayudando a reducir la inflamación y evitar complicaciones futuras (seromas).
La sutura intradérmica, cuyos extremos salen por los extremos de la incisión, podrá ser retirada en una nueva visita en un periodo aproximado de 2 o 3 semanas.
Habitualmente a las dos semanas aproximadamente se podrá realizar una vida prácticamente normal. La nueva forma corporal empezará a notarse a las 6 semanas de la intervención. El resultado final sólo se apreciará después de un año, una vez que las cicatrices y el tejido hayan cicatrizado completamente.
Se establecerán futuras revisiones periódicas para asegurar que no surge ninguna anomalía en la zona intervenida.

Decídete y ven a conocernos personalmente. La primera consulta es gratuita.

© Clínica CLEVER | Desarrollado por Contenidos Creativos