Aumento de gemelos

¿En qué consiste la intervención?

A través de este procedimiento quirúrgico los especialistas de Clínica Clever buscan una definición integral, escultural y proporcionada de las pantorrillas. Los implantes pueden utilizarse para agregar masa y definición a los músculos de la parte inferior de la pierna, lo que mejorará de forma drástica la apariencia de las pantorrillas. Los implantes de pantorrillas son más adecuados para la escultura de la parte inferior de la pierna y pueden utilizarse para corregir un desequilibrio muscular como consecuencia de defectos físicos.

¿A quién va dirigida?

Indicado para pacientes que desean corregir la zona de la pierna excesivamente delgada, poco proyectada y aplanada (pantorrilla sin curva).

Características Generales

La incisión horizontal de unos cuatro centímetros, se efectúa en la cara posterior de la rodilla. La prótesis se introduce bajo la fascia superficial del músculo gemelo interno, de manera que queda incluida en la estructura muscular a la que acompaña en sus movimientos con gran naturalidad. Luego se cierra por planos y con una sutura intradérmica.
Habitualmente se aumenta sólo el gemelo interno. Sólo en casos de atrofia importante de los músculos, tipo secuela de enfermedades neurológicas o polio, se aumentará también el gemelo externo.
Las prótesis más empleadas son las de gel de silicona. Existen varios tipos las de textura lisa o rugosa, por un lado, y las de en forma de huso o anatómicas, simulando la forma del hueso. El cirujano/a elige el modelo más adecuado para cada paciente, a la vista de la anatomía y del resultado que se desea obtener.
Esta intervención puede combinarse con una lipoescultura de piernas, si se necesita una mayor definición, esculpiendo la rodilla y los tobillos.
El tratamiento quirúrgico determinado como cirugía compleja se realizará bajo anestesia general y el paciente será hospitalizado mínimo una noche.

La duración de la operación es de aproximadamente 1 o 2 horas.

Periodo de recuperación

Desde su intervención y hasta un periodo de 24 a 48 horas el paciente tendrá que estar en reposo para evitar posibles molestias.
Tras la cirugía se pueden colocar tubos de drenaje bajo la piel durante 2 ó 3 días para disminuir la posibilidad de que se acumulen fluidos. Se concertará una nueva visita en las siguientes 72 horas donde se determinará sustituir el vendaje por una prenda comprensiva. Esta prenda compresiva se utilizará durante un periodo de 2 o 6 semanas para poder asegurar que los brazos se tensen y se alisen, ayudando a reducir la inflamación y evitar complicaciones futuras (seromas).
La sutura intradérmica, cuyos extremos salen por los extremos de la incisión, podrá ser retirada en una nueva visita en un periodo aproximado de 2 o 3 semanas.
Su nueva forma corporal empezará a notarse a las 6 semanas de la intervención y a las 12 semanas se hará evidente el cambio en el tamaño y proyección de los glúteos. El resultado final solo se apreciará después de un año, una vez que las cicatrices y el tejido hayan madurado completamente.

Se establecerán futuras revisiones periódicas para asegurar que no surge ninguna anomalía en la zona intervenida.

Decídete y ven a conocernos personalmente. La primera consulta es gratuita.

© Clínica CLEVER | Desarrollado por Contenidos Creativos